Dorso de la nariz

Partes de la nariz

La cavidad nasal calienta y humedece el aire que respiramos y ayuda a filtrar pequeñas partículas y bacterias dañinas. También tiene pequeños receptores que captan las moléculas responsables del olor en el aire.
La cavidad nasal está cerca de los ojos, los nervios que salen de la parte inferior del cerebro (nervios craneales) y la boca.  El cáncer en esta zona puede a veces extenderse causando presión y dolor en estas estructuras. Esto puede afectar a la visión y a la capacidad de abrir la boca.
Paranasal significa alrededor o cerca de la nariz. Los senos paranasales son espacios o pequeños túneles. Los senos paranasales son pequeños espacios llenos de aire dentro de los huesos de la cara. Se encuentran encima y detrás de la nariz y detrás de los pómulos. Dan claridad y tono a la voz y aligeran el peso del cráneo. Hay varios pares de senos paranasales y el cáncer puede desarrollarse en cualquiera de ellos.
Al igual que otras partes del cuerpo, la cabeza y el cuello contienen ganglios linfáticos (también llamados glándulas linfáticas). Estas pequeñas glándulas con forma de judía forman parte del sistema linfático. Los ganglios linfáticos suelen ser el primer lugar al que se propagan las células cancerosas cuando se desprenden de un tumor.

El pasaje nasal

La nariz es en realidad mucho más grande de lo que parece desde el exterior. Es un conducto que va desde las fosas nasales hasta la parte posterior de la garganta, y se parece más a una gran cueva que a un simple túnel, ancho y alto en el centro. El propósito de la nariz es limpiar, calentar y humedecer el aire que inhalamos, para mantener los pulmones sanos. Para ello, el revestimiento de la nariz está cubierto por una fina capa de un líquido llamado moco. La nariz produce una gran cantidad de esta mucosidad cada día, la mayor parte de la cual simplemente la tragamos al salir por la parte posterior de la nariz. Cuando la mucosidad se seca, puede formar costras (“mocos”). Los mocos pueden salir por la parte delantera de la nariz si hay una obstrucción en la parte posterior, o si la nariz está produciendo más mocos de lo habitual.
La obstrucción del drenaje en la parte posterior de la nariz suele estar causada por adenoides grandes en los niños. Las adenoides son como una tercera amígdala, que se sitúa en lo alto, detrás del paladar. Otras cosas que pueden causar obstrucción en la nariz son una vía nasal anormalmente pequeña, un tejido inflamado que recubre los lados de la nariz (los cornetes) o un tabique desviado (la pared entre las fosas nasales). Un niño pequeño que siempre tiene secreciones malolientes por una sola fosa nasal puede tener un cuerpo extraño atascado en la nariz (como un trozo de plástico o comida).

Dorso de la nariz en línea

<p>Esta página explica lo que ocurre durante la operación y cómo cuidar a su hijo después de la misma. Utilice esta información para explicar a su hijo lo que va a suceder, utilizando palabras que puedan entender. </p><h2>Puntos clave</h2>
<p>Su hijo recibirá un “medicamento para dormir” especial llamado <a href=”/Article?contentid=1261&language=English”>anestesia general</a>. Esto asegura que su hijo dormirá durante la operación y no sentirá ningún dolor. </p>
<p>El médico utilizará una herramienta especial para extraer los pólipos a través de la nariz. A continuación, el médico colocará un tapón dentro de la nariz para mantener la presión en la zona. Esto evita que la nariz sangre después de la extracción de los pólipos. Su hijo no tendrá ningún corte en el exterior de la nariz. </p>
<p>Si su hijo tiene dolor después de la operación, le daremos analgésicos, ya sea a través del tubo intravenoso en el brazo o mediante una píldora o líquido para tragar. Si cree que su hijo tiene dolor, dígaselo a la enfermera. </p>
<p>Esta página explica lo que ocurre durante la operación y cómo cuidar a su hijo después de la misma. Utilice esta información para explicar a su hijo lo que va a ocurrir, utilizando palabras que pueda entender. </p> <h2>¿Qué son los pólipos nasales?</h2><p>Nasal significa nariz. Los pólipos nasales son crecimientos suaves, redondos y en forma de bola dentro de la nariz. Los pólipos pueden crecer sólo en un lado o en ambos. Si crecen lo suficiente como para bloquear el conducto nasal, dificultan la respiración de su hijo. Si esto ocurre, hay que extirpar los pólipos para que su hijo pueda respirar mejor.</p><p>La operación la realizará un otorrinolaringólogo/cirujano de cabeza y cuello. Un otorrinolaringólogo es un médico especializado en problemas de oídos, nariz y garganta.

Comentarios

El goteo post-nasal (PND), también conocido como síndrome de tos de las vías respiratorias superiores (UACS), se produce cuando la mucosa nasal produce un exceso de moco. El exceso de mucosidad se acumula en la parte posterior de la nariz y, finalmente, en la garganta una vez que gotea por la parte posterior de la garganta. La causa puede ser la rinitis, la sinusitis, la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) o un trastorno de la deglución (como un trastorno de la motilidad esofágica). Otras causas pueden ser la alergia, el resfriado, la gripe y los efectos secundarios de los medicamentos.
Sin embargo, algunos investigadores sostienen que el flujo de mucosidad hacia la parte posterior de la garganta desde la cavidad nasal es un proceso fisiológico normal que se produce en todos los individuos sanos[1]. Algunos investigadores cuestionan el goteo post-nasal como un síndrome y lo consideran, en cambio, como un síntoma, teniendo en cuenta también la variación en las distintas sociedades. Además, esta refutación se ve reforzada por la falta de una definición aceptada, de cambios tisulares patológicos y de pruebas bioquímicas disponibles[1].
La DPN puede presentarse mediante la presencia constante de molestias en las vías respiratorias superiores. Se describe clásicamente como la sensación de una sustancia que “gotea por la garganta” y también puede presentarse con rinorrea, carraspeo constante y tos, aunque sus síntomas pueden ser muy inespecíficos[2] La DPN es una de las etiologías más comunes de la tos crónica, definida como una tos que persiste más allá de 8 semanas[3].

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad