Mente sana cuerpo sano

Mente sana, cuerpo sano: cita griega

Aunque la dieta y el ejercicio suelen considerarse herramientas de salud física, las investigaciones han demostrado que estos factores influyen en cómo nos sentimos y en nuestro funcionamiento mental y emocional, además de físico. Muchos de los síntomas asociados al deterioro de la salud mental -como la fatiga, la falta de energía, la falta de concentración, la ansiedad y la mala imagen corporal- se benefician del ejercicio y de una dieta saludable.
La dieta y el ejercicio también son cruciales para la prevención y el control de muchas enfermedades crónicas, como la diabetes, la obesidad y las enfermedades cardiovasculares, entre otras muchas. Mantener la salud física puede ayudar a evitar no sólo las enfermedades físicas, sino también a favorecer la resistencia de la salud mental. Por el contrario, una mala salud física puede aumentar la vulnerabilidad a las enfermedades mentales, como la depresión.
Es lógico que una dieta nutritiva le ayude a mantenerse sano tanto física como mentalmente. Una buena nutrición ayuda al cuerpo a mantener un peso saludable, a controlar el estrés y a alimentar la actividad física que forma parte de un estilo de vida saludable.

Ensayo sobre una mente sana y un cuerpo sano

Estamos en la era de la vida sana. Se mire por donde se mire, la sociedad está empeñada en encontrar formas de mejorar nuestra forma de vida. En el centro de este esfuerzo colectivo se encuentra el enfoque “verde”. Ya sea nuestro cuerpo, el planeta o la cultura de consumo, todo está experimentando un cambio hacia métodos más respetuosos con el medio ambiente y el espíritu. Uno de los ejemplos más evidentes de este cambio es el modo de vida que elegimos los seres humanos. La gente está adoptando formas de vida más saludables: yoga, meditación, veganismo, por nombrar algunas. Es una elección de estilo de vida que ha pasado de la periferia a la cultura dominante. Con el creciente problema de la salud mental, la vida sana es una solución natural: cuerpo sano, mente sana, nunca ha sido tan relevante. En la era de la tecnología, las redes sociales y la sobrecarga de datos, permanecer en contacto con uno mismo es probablemente el futuro de la vida.
Puede que sea el futuro, pero es un concepto con miles de años de antigüedad. Lo que se originó como una frase latina en la época romana, tiene fuertes vínculos con la antigua filosofía china: Yin y Yang. Se basa en la idea de un equilibrio vital perfecto, y de que la buena salud sólo existe cuando este equilibrio está asegurado. Se dice que se puede alcanzar este estado óptimo cuando se equilibran los cuatro cuadrantes de nosotros mismos: nuestra mente, cuerpo, contexto y espíritu. Cuando éstos funcionan en armonía, se consigue el bienestar[1].

Mente sana, cuerpo sano, latín

Si añadimos el cerebro (la más compleja de las estructuras vivas, la que permitió a los seres humanos pisar la luna, cartografiar el genoma humano y componer obras maestras de la literatura, el arte y la música), nos enfrentamos a un par de GRANDES cuestiones:
No todos los factores son modificables (no se puede hacer mucho con los genes, ni con la familia en la que se ha nacido). Pero, basándome en mi modelo de abajo a arriba, de fuera a dentro y de arriba a abajo, aquí están los 7 hábitos clave que creo que deberías adoptar para promover un cerebro altamente saludable y una vida floreciente – una libre de enfermedades físicas o mentales, dolencias o angustias.
El sueño se pasa por alto, se infravalora y es la base fundamental número uno de la buena salud. La privación del sueño (incluso de unas pocas horas por noche) afecta a la cognición (el pensamiento), el estado de ánimo, la memoria y el aprendizaje, y provoca enfermedades crónicas.
El sueño es esencial para consolidar los recuerdos y para drenar los productos de desecho del cerebro.    No sólo dormimos poco, sino que además consumimos poca luz natural durante el día y un exceso de luz artificial por la noche, lo que hace que nuestros ritmos circadianos naturales, nuestras hormonas y nuestro sistema inmunitario estén desregulados.

¿estás de acuerdo en que un cuerpo sano es una mente sana?

06 Ene 2020 — La dieta influye significativamente en la salud mental y el bienestar, según una nueva revisión científica de la Universidad de Gotemburgo (Suecia). Los investigadores han hallado cada vez más pruebas de la relación entre una dieta deficiente y el empeoramiento de los trastornos del estado de ánimo, como la ansiedad y la depresión. Sin embargo, el estudio advierte que muchas creencias comunes sobre los efectos de ciertos alimentos en la salud no están respaldadas por pruebas sólidas. Sin embargo, los investigadores también señalan que se necesita más investigación para determinar el vínculo entre la dieta y la salud mental y afirman que éste debería ser el objetivo de futuros estudios.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad