Operación quiste sebáceo espalda

Quiste sebáceo en la espalda

Un quiste es un saco que se forma en el cuerpo: puede formarse en los huesos, los órganos o los tejidos. Los quistes que se forman en la piel son esencialmente una bolsa que está llena de células de la piel, bacterias y/o pus. Su tamaño es muy variable y pueden encontrarse en cualquier parte del cuerpo. A medida que pasa el tiempo, cada vez hay más células de la piel atrapadas en el quiste, lo que hace que éste crezca.
Un quiste se siente como un pequeño nudo o grano debajo de la piel. Puede comenzar como un vello encarnado o un poro de acné que se infecta, creando una oportunidad para que la piel se repliegue sobre sí misma. Un quiste se siente como un bulto o un nudo en la piel.    El quiste puede llegar a ser lo suficientemente grande como para drenar las células podridas de la piel, estas células causan el olor pútrido.
Hay tres tipos comunes de quistes en la piel, los quistes de pilar, los quistes sebáceos y los quistes mucosos digitales, y cada uno tiene características diferentes. Los distintos tipos de quistes se producen en diferentes partes del cuerpo por diferentes razones, por lo que es importante tener un conocimiento general de los quistes y, si nota que se está desarrollando uno, que lo revise un especialista.

Cirugía de extirpación de quistes sebáceos

Secciones del artículoLos quistes epidermoides son lesiones asintomáticas en forma de cúpula que suelen surgir de la rotura de un folículo pilosebáceo. La técnica de escisión mínima para la extirpación de quistes epidermoides es menos invasiva que la escisión quirúrgica completa y no requiere el cierre con sutura. El procedimiento es fácil de aprender, y la mayoría de los médicos con experiencia en cirugía de la piel pueden realizarlo después de tres a cinco sesiones preceptivas. Consiste en realizar una incisión de 2 a 3 mm, exprimir el contenido del quiste mediante compresión y extraer la pared del quiste a través de la incisión. Se debe utilizar una gasa o un escudo contra salpicaduras para proteger al médico de la pulverización del contenido del quiste. La rareza del cáncer asociado hace que la evaluación histológica sólo sea necesaria si hay hallazgos inusuales o sospecha clínica de cáncer. Los quistes inflamados son difíciles de extirpar, y a menudo es preferible posponer la excisión hasta que la inflamación haya remitido.
1984;37:379-82.Habif TP Clinical dermatology. 2d ed. St: Mosby, 1990.Humeniuk HM, Lask GP Treatment of benign cutaneous lesions. En: Parish LC, Lask GP, eds. Aesthetic dermatology. New York: McGraw-Hill, 1991:39-49.Johnson RA.

Coste de la eliminación de quistes sebáceos

La piel es la capa más externa de su cuerpo y es el primer muro de defensa contra las enfermedades. También es lo primero en lo que se fija la gente cuando te mira, que es una de las razones por las que mucha gente gasta mucho dinero, tiempo y esfuerzo en el cuidado de la piel.
Un quiste es un bulto lleno de pus, aire o líquido. Puede formarse en cualquier parte del cuerpo, incluso en los huesos y los tejidos blandos. A menudo, los quistes son benignos o no cancerosos. Sin embargo, hay casos en los que los quistes pueden volverse malignos. Algunos quistes que tienen componentes sólidos corren el riesgo de convertirse en cancerosos y necesitan atención médica inmediata.
Los quistes se forman a partir de la inflamación de los folículos pilosos o de un traumatismo cutáneo. Los quistes suelen encontrarse en la cara, el cuello o cerca de los espacios articulares, generalmente son indoloros y suelen crecer lentamente. Su drenaje puede ser de color blanco grisáceo o amarillo y puede tener olor.
Si un quiste le causa mucho dolor o ha aumentado de tamaño con el tiempo, su médico le sugerirá su extirpación. Estos síntomas pueden indicar una afección más grave que necesita tratamiento. Puede significar que el quiste está infectado o es maligno. Una vez extirpado, el quiste se someterá a pruebas para asegurarse de que no es canceroso. Si se descubre que es canceroso, su médico creará un plan de tratamiento para tratarlo de forma rápida y eficaz.

El quiste sebáceo volvió a aparecer después de la operación

Los quistes epidermoides, también llamados quistes sebáceos, son quistes cutáneos benignos (no cancerosos). Lo más habitual es que los quistes epidermoides se encuentren en el cuero cabelludo, los genitales, el pecho y la espalda; pero también pueden aparecer en otras zonas de la piel.
El tratamiento eficaz de los quistes epidermoides requiere su extirpación quirúrgica con anestesia local. Si se aprieta el quiste y se fuerza la salida de la secreción sin extraer el saco, el quiste volverá a aparecer. Por lo general, un cirujano plástico podrá extirpar el quiste haciendo sólo una pequeña incisión en la piel. Pueden recetarse antibióticos para tratar los quistes infectados.
R: La operación se realiza con anestesia local y, por tanto, es indolora. La zona permanecerá adormecida durante unas horas. Sin embargo, una vez que haya desaparecido la anestesia local, la herida puede estar sensible y dolorida durante unos días. Tome regularmente sus analgésicos habituales para mantenerse cómodo.
R: Si su herida está cosida y cubierta con un apósito protector, es posible que haya que retirar los puntos en 5, 7 o 10 días. El personal le aconsejará si es necesario retirar los puntos en una cita ambulatoria. Mantenga la herida limpia y seca hasta que le hayan quitado los puntos, o se lo indique el personal.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad