Se me ha partido una muela

Grieta vertical en el diente

La salud de los molares (los dientes posteriores) depende de la trituración de los alimentos y de una correcta digestión. Desde la descomposición de los nutrientes para su absorción hasta la degustación de su bistec favorito, sus molares soportan algunas de las fuerzas de mordida más pesadas de su boca. Se calcula que los molares tienen que soportar hasta 171 libras por pulgada cuadrada (PSI) cuando se aprietan las mandíbulas. Por lo tanto, si tiene un molar agrietado, es probable que no pase mucho tiempo antes de que se dé cuenta de que hay un problema.
Los molares pueden agrietarse por una variedad de razones. Tal vez su diente está muy restaurado con empastes grandes y antiguos. A medida que empiezan a envejecer y a separarse del diente, es posible que simplemente muerda algo de forma incorrecta y haga que una parte de su diente se agriete.
Otra causa común de los dientes agrietados es la caries dental no tratada. Aunque no puedas ver una caries, ésta puede ser muy grande, justo debajo de la capa exterior de tu esmalte. A medida que la caries se expande, tu diente se debilita hasta que un día muerdes, y grandes porciones de él comienzan a romperse.

Síntomas de un diente agrietado

Si tienes un diente astillado, es posible que no sientas ningún dolor dental a menos que la astilla sea lo suficientemente grande como para exponer los nervios de la capa interna del diente. Si un diente astillado expone los nervios del interior del diente, podría notar una mayor sensibilidad dental y dolor al masticar o cuando el diente astillado se expone a alimentos y bebidas muy calientes o muy frías. Una astilla en una de las superficies de masticación puntiagudas de los dientes posteriores se denomina cúspide rota. Este tipo de diente astillado rara vez es doloroso, pero debe ser examinado por un profesional dental. Es posible que necesite una corona o una incrustación dental para restaurar la forma del diente y evitar más daños o caries.
Un diente agrietado puede afectar sólo al esmalte o a todo el diente hasta la raíz. Es posible que sólo notes el dolor de un diente agrietado al masticar, o cuando la temperatura de tu boca cambia al comer algo caliente o frío. Pero es importante acudir a un profesional de la odontología lo antes posible después de notar un diente agrietado, para que pueda ser evaluado y tratado si es necesario.

Molar agrietado

Cuando se trata de comer, tus molares hacen mucho trabajo. Así que no es de extrañar que si uno de ellos se agrieta, sea un gran problema. Los necesitas. A continuación, te explicamos los síntomas de los dientes agrietados y el tratamiento de los mismos si te has agrietado uno de tus molares.
Las grietas son una ocurrencia común para sus molares porque están en la parte posterior y lateral de su boca y absorben la mayor parte de la fuerza cuando usted mastica. Comer alimentos duros (como caramelos duros) y masticar hielo puede provocar una fisura en los dientes que necesita ser reparada. Rechinar los dientes también puede hacerlo. Es posible que no sepas el momento exacto en que ocurre. No siempre es doloroso cuando lo hace. Si experimenta dolor o sensibilidad al masticar o comer o beber alimentos calientes o fríos, es posible que tenga una grieta. Pide una cita con tu profesional de la odontología para que te la revise.
Buenas noticias. Si su dentista descubre que su grieta es menor y que sólo afecta a la capa exterior endurecida de su diente, puede decidir que no es necesario hacer nada. Se trata de las llamadas líneas de craqueo, que son fracturas finas.

¿cómo se siente un diente agrietado?

Grietas El término evoca una sensación de inquietud o preocupación. Y con razón. Por ejemplo, una grieta en una silla de madera: ¿Se va a romper la silla cuando alguien se siente en ella? Una grieta en el suelo: ¿se va a tropezar alguien y caer? O una grieta en la rama de un árbol: ¿se va a romper la rama?
Todas son posibilidades y preguntas válidas en relación con las grietas descritas. Todas son preguntas preocupantes, pero todas son situaciones manejables. La silla puede pegarse y repararse. El suelo se puede sellar y alisar. Y la rama se puede recortar. Se evitan los desastres.
¿Y las grietas en los dientes? De nuevo, una sensación muy incómoda. Pero esta situación conlleva una preocupación mucho mayor. Dependiendo de la posición y el grado de la grieta, el resultado puede ser catastrófico. Se puede perder un diente. Esto puede representar un completo desastre que puede incluir consideraciones emocionales, financieras y funcionales.
La pregunta es: ¿podría reconocerse la grieta del diente, y podría haberse predicho el resultado de la grieta para evitar una catástrofe dental? Este artículo está escrito para ayudar a los dentistas a reconocer y clasificar las grietas dentales. Conocer el origen, la etiología, la sintomatología y el pronóstico de las grietas puede mejorar el diagnóstico y la comunicación con el paciente y puede evitar que se produzca una catástrofe en nuestros pacientes.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad